Nuestra Ciudad > Historia
Historia

En diciembre de 1551, el conquistador español Pedro de Valdivia descubre el lago Mallolafquen – actual Villarrica.

La ciudad, fue fundada por don Jerónimo de Alderete quien, bajo las órdenes del ya gobernador don Pedro de Valdivia, y la estableció en el mes de Abril del año 1552. En la ocasión se instalaron 50 vecinos y se emplazó en el mismo lugar donde hoy se erige.

Pareciera que su nombre original fue simplemente Villa Rica debido a la creencia de que existían abundantes yacimientos de oro y plata y no, el de Santa María Magdalena de la Villa Rica, como se señala tradicionalmente. Esta alteración se debió a la existencia de la iglesia parroquial de la ciudad que estaba bajo la advocación de dicha santa.

Antes de ser destruida y abandonada en el año 1554, la ciudad contó más de 600 españoles, sin considerar la servidumbre. Con un trazado urbano similar al actual, destacaron la plaza y los conventos Franciscano, Mercedario y Dominico. Además hubo un molino y una fábrica de tejas y ladrillos.

En el año 1559 es repoblada por orden de don García Hurtado de Mendoza, más luego de la sublevación general mapuche de 1599, Villarrica es acosada y sitiada cortándose toda comunicación entre La Imperial – actual Carahue – y Santiago. La población mermada por el hambre y los incesantes ataques murió poco a poco y al cabo de 3 años se rindieron 11 hombres y 13 mujeres. De estos, 7 fueron rescatados del cautiverio años más tarde y es así como narraron la caída de la última ciudad española desaparecida al sur del río Bío Bío.

Desde que fuera destruida completamente en el año 1602, los mapuches mantuvieron dominio de la ciudad hasta la pacificación de la Araucanía, iniciada por la República de Chile ya constituida como nación soberana, y Villarrica deja de ser la “ciudad perdida”.

El 31 de diciembre de 1882 – 280 años mas tarde – se concreta el último parlamento en los llanos de Putùe, entre los mapuches liderados por los caciques Epulef, Penchulef y Aquiñanco y el General Gregorio Urrutia al mando del ejército de ocupación quien, en representación del Gobierno de Chile toma posesión pacífica de la ciudad en forma definitiva. Al día siguiente, 1 de Enero de 1883, se refunda por tercera y última vez la ciudad de Villarrica.

Luego llega el comercio proveedor, el servicio urbano y los colonos. En 1896 se “fajó” (construcción de fajas o sendas) y entregó a la colonización de los chilenos el área en torno a Villarrica, Loncoche y Gorbea. En 1904 fueron colonizadas las tierras al norte de Villarrica, incluido el lago Huilipilun.

Los mapuches fueron trasladados a “reducciones” ubicadas en los faldeos del volcán Villarrica, al norte y al oriente del lago Calafquén.

La presencia de un volcán de forma perfecta coronado de nieves eternas y reflejado en el lago, gatilló la temprana aparición del flujo turístico.

El tren llegaba a Freire y desde allí, se avanzaba siete horas a caballo hasta Villarrica. Ya en 1914 un coche a caballos hacía el viaje.

En junio de 1916, Villarrica se transforma en comuna y en 1924, ya existía turismo organizado: un vehículo a motor conectaba Freire con Villarrica en cinco horas y el vapor Alessandri hacía viajes a Pucón. También había paseos al cráter del volcán Villarrica, a las termas de Palguin y al volcán Lanin.

Algunos hitos en el desarrollo turístico del área son: la inauguración de los primeros hoteles de Villarrica, en 1923; la apertura, en 1933, del tren de Loncoche al muelle del lago, y el vapor Doña Rosa, para 200 pasajeros.

Actualmente Villarrica posee una población de 50.000 habitantes y es el centro administrativo y receptor del flujo turístico que llega a la zona; la ciudad de servicios más importante del área cordillerana; corredor obligatorio para el acceso a la zona lacustre de la región y, por su privilegiada naturaleza – lago y volcán de fondo – uno de los paisajes más característicos del país.

La gran belleza de sus recursos naturales y la riqueza histórico-cultural, sumado a la tradicional calidez y hospitalidad de su gente convirtieron a Villarrica con el transcurso del tiempo, en uno de los principales destinos turísticos del sur de Chile.